Actividades para niños,  Activismo,  Educación

¿Dónde vivo?: Actividad antiespecista

Durante un poco más de un año estuve dentro del grupo organizador del bazar vegano que se realiza en Medellín y dentro de las recomendaciones que nos hicieron fue el de una niña que nos dio la valiosa retroalimentación de que el bazar debería tener un espacio para realizar actividades para niños. Así que para el bazar que seguía organicé unas actividades. Ésta fue una de ellas y puede ser realizada por profesores en las instituciones o por padres en la casa.

Edad: A partir de los 3 años.

Objetivos

  • Aprender los hábitats de los animales
  • Educar a los niños y niñas sobre los verdaderos hogares de los animales cuando estos no son explotados.
  • Enseñar a los niños el concepto de Santuario de Animales
  • Despertar en los niños y niñas empatía y respeto por los demás animales

Materiales

Desarrollo

  1. Mostrar una a una las láminas de los hábitats: selva, océano, sabana africana y santuario de animales. A medida que se va pasando por cada hábitat preguntar a los niños y niñas características de este hábitat. Por ejemplo, la selva tiene muchos árboles, tiene ríos, tiene flores. El océano es muy grande y profundo, tiene algas.

    Al llegar a la lámina del santuario, preguntar si saben qué es un santuario y dejar que participen. Mostrar que en los santuarios viven también personas que cuidan a los animales ya que estos lugares brindan un hogar permanente para los animales que han sido rescatados de situación de maltrato. Preguntar si han estado en algún santuario y permitir que cuenten sus experiencias. Hacer énfasis en la diferencia de los santuarios con las granjas donde crían y explotan animales, ya que físicamente para ellos puede parecer similar.

  2. Mostrar una a una las láminas de los animales mientras los niños y niñas identifican qué animal es. Luego preguntar dónde vive cada animal y asociar cada animal a su respectivo hábitat formando los diferentes grupos de láminas.

  3. Preguntar si en algún momento han visto a estos animales viviendo en otros lugares que no sea su hábitat, por ejemplo, circos, zoológicos, acuarios, jaulas, granjas de explotación. Cuestionar si estos animales vivirían felices y tranquilos en estos lugares.

    Se podría utilizar el siguiente tipo de pregunta para reflexionar: ¿Si fueras un león dónde te gustaría vivir: en un circo o en la sabana africana? ¿Si fueras un ave dónde te gustaría vivir: en una jaula o en el bosque?

  4. Concluir sobre la importancia de respetar a los animales y no participar de su explotación y motivarlos a que compartan lo que aprendieron en la actividad con sus amigos y familiares.

Aprovecho para enlazarlos a los santuarios de mis dos amigos, Juancho de La Voz de Goyo y Davis de La Casita del Bosque.

Este es Panchito, un cerdito protegido por el Santuario La Voz de Goyo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: