Entretenimiento con animales,  Ética

De los magos y otros entretenimientos con animales

El mes pasado estuvimos en el parque de Envigado con unos amigos. Ese día el municipio celebró el día de madres con un concierto y un show de magia. Al concierto no le paramos bolas porque la música no era que nos gustara mucho, pero al momento del show de magia nos acercamos para que Emmanuel pudiera verlo de cerca.

Al principio, el mago Arlequín hizo aparecer de su puño un montón de pañuelos de colores. Luego me distraje viendo para otro lado y cuando vuelvo a poner mi atención en el show, veo que hace aparecer un perro. Se lo entrega al ayudante y este se lo lleva para atrás. Yo, con ínfulas de detective, me voy  a ver dónde fue que metieron el perro y veo un montón de maletas con el logo del mago. En ese instante, llega el ayudante con una paloma y la mete en una caja de esas que se usan para guardar herramienta. Voy y le cuento a mi amiga lo que ví y nos vamos las dos para atrás a ver si lográbamos ver el perro y depronto otros animales.  Luego vemos una maleta moverse y alcanzamos a ver la cabeza del perrito a través de una malla. Parecía que sólo tenían a esos dos animales.

Luego, hace levitar a un niño y hace volar una mesa. El show se acaba y las personas aplauden mientras nosotras pensábamos qué le íbamos a decir al tipo y si sí le íbamos a decir algo.

– Hola- Le decimos.

Nos entrega un volante con publicidad del show.

– ¿Depronto tienes shows sin animales? – Le pregunta mi amiga.

– No. Todos mis shows son con animales – responde Arlequín.

Noto que tiene plumas de paloma en la cara.

– Es que queríamos un show de magia para el cumpleaños del niño – Dice mi amiga señalando a Emmanuel – , y como somos veganos, no nos gustan los shows con animales.

– No, siempre uso animales. A no ser de que hagamos un show de cartografía. – responde –  Cartas. – Nos aclara.

– ¿Has considerado hacer shows sin animales? – Le pregunto.

– No. La perrita es mi mascota. Mi hija. – Se lleva las manos al pecho como expresando apego- Y las palomas las adiestro yo.

– Ah, bueno. Gracias. – Le decimos

– Que estén bien.- Se va.

No se nos ocurrió nada más. Luego me quedé pensando que lo que tuvimos que haber hecho fue decirle que era un explotador de animales. Pero sólo se nos ocurrió esa brillante idea.

Del señor no se nada. Tal vez sea buena persona. Pero, suponiendo que considera a la perra como su hija, ¿Qué clase de padre llevaría a trabajar a su hija?. Supongamos que la perra es una niña, rápidamente veríamos explotación infantil. Pero como es un animal, tenemos la costumbre de pensar que no está mal. Por muy bien tratada que sea la perrita me parece demasiado triste que tenga que soportar las jornadas de los shows de su dueño metida en una maleta. Y de las Palomas ni hablar. Como si el “yo mismo las adiestro” fuera un alivio para ellas. Una paloma metida en una caja de herramienta mientras le llega la hora de que le den permiso para volar.

Preocupada por la situación voy a mi casa e investigo sobre una supuesta ley, que sólo estaba en mi cabeza, que prohibía el uso de animales en espectáculos en Colombia. La ley a la que me refería era la 1638 de junio de 2013 la cual prohíbe el uso de animales silvestres en circos fijos e itinerantes.

La verdad me da tanta rabia ser tan ignorante en estos temas de leyes porque apenas vengo a caer en la cuenta de que me alegré por una ley que, tal vez, condene a la explotación por muchos años más a los animales domésticos como perros, caballos, palomas y conejos. Alguno pensará que por algo se empieza y que al menos ya los leones y elefantes no serán explotados, pero me pregunto el porqué las personas que impulsaron esta ley no incluyeron, por ahí derecho, a todos los animales.

Ahora, independientemente de las leyes que hayan, está en las manos de cada uno si apoya o no este tipo de espectáculos. Precisamente, en uno de los tips de mi anterior entrada de cómo criar niños veganos, hablo de que los padres veganos no deberíamos llevar a nuestros hijos a este tipo de actividades. Para mi sorpresa, en respuesta a mi publicación, una chica vegetariana me dijo que seguir estos tips puede ser contraproducente ya que los hijos deben criarse en libertad y no bajo obligación. Que ella no veía mal llevar a un hijo al zoológico si este quería ir, puesto que ella había nacido en una familia vegetariana y sus padres nunca la obligaron a nada.

Un hijo se cría de acuerdo a los valores que cada familia tiene y uno de los valores de mi familia es que nos alejamos de todo lo que tenga incluido explotación animal. Estoy casi segura que mi hijo cuando crezca no va a sentir que lo cohibí de hacer cosas. Lo estamos educando para que respete a los animales. Así que la invitación es que si usted realmente se preocupa por los animales, no vaya ni lleve a sus hijos a ninguna actividad que tenga animales. Los animales la pasan realmente mal. Si este tipo de espectáculos no se acaban con leyes, que se acaben por falta de asistencia o de contrataciones.

Como buena noticia les cuento que el Circo de Medellín, no utiliza animales. Que bueno sería que apoyaramos a estos artistas que no necesitan de animales para impresionar al espectador.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: