Banalidades,  Entretenimiento,  Viajes

Famosos vegetarianos: Mi encuentro con Jude Law

El día de mi cumpleaños número 30, estaba en Nueva York en un viaje de amigas (Sí, sin esposo y sin hijo). Esa noche, quería festejar la llegada al famoso tercer piso, recordando mi vieja pasión por el teatro, así que me fui sola a ver El Fantasma de la Ópera en Broadway. De llegada, alcanzo a ver en el teatro del frente, un tipo rodeado de periodistas que al parecer estaban en el lanzamiento de una nueva obra de teatro. ¡Claro! A este tipo lo he visto en varias películas, pienso. Total es que tomo fotos de lejos para chicanear con mis amigas.
Entro a la obra (buenísima por cierto) y se me olvida por completo el fulano. Al salir, me entretengo viendo souvenirs. Ojeo todo, toco todo y sólo compro un pin. Salgo y al mirar hacia el teatro del frente está nadie más y nadie menos que el mismo actor, al cual no me le sabía el nombre y que ahora estaba sólo. Sin periodistas, sin vallas, a punto de montarse en su carro.
Siempre he hablado con mis amigas, que me parece de muy mal gusto uno pedirle fotos a los famosos. ¡Pero vamos! que uno no se encuentra con actores de Hollywood todos los días, supongo que hablábamos de famosos criollos. Así que me dirijo hacia el, con las manos temblorosas y le digo <<a selfie, please>>. ¿Qué? Nunca me enseñaron a pedirle una foto a un famoso en clase de inglés.
Él pone la mano en mi cintura, sonríe a la cámara y se va en su carro. Publico la foto en Facebook e inmediatamente saltan los comentarios y los me gusta. Aunque hubiera preferido encontrarme con Leo Dicaprio (que ya está feo pero igual me encanta) o con Johnny Deep, no me quejo del momento. Mucho mejor que las fotos con los famosos de cera en el museo de Madame Tussauds.
15073469_10154399680247025_2009657617699915663_n
Termino de celebrar el cumpleaños con mis amigas y se me olvida investigar cuál es su nombre y además se me olvida él por completo.
Casi tres meses después, me encuentro con un amigo activista y mientras comemos hamburguesas, veganas por supuesto, me pregunta: <<¿Cómo conociste a Jude Law?>>. <<¿A quién?>>, le pregunto.<< ¡A Jude Law!>>, me dice, y se queda viendo mi cara de signo de interrogación.<< ¡El colmo que no sepás cómo se llama!>>, me reprocha, <<¡Es vegetariano!>>. 
¡No haberlo sabido antes!. Tal vez, le hubiera dicho otra cosa. ¡Le hubiera pedido un mensaje para La Revolución de la Cuchara!. Aunque, la verdad,  yo sé que no hubiera cambiado nada. Igual le hubiera dicho “a selfie, please”, porque no sé mucho inglés y menos con el vegetariano más sexy del 2003 según Peta.
Todo esto me hizo pensar, en la importancia que tienen las celebridades en la difusión de una causa. No por nada, Peta hace tantas campañas con celebridades. Seguramente un seguidor de Jude Law querrá seguir su misma dieta y aunque la mayoría lo haga sin una razón más que seguir un modelo, habrá más de uno que se interese profundamente en el tema y nos surja un aliado más. A pesar de que Jude Law, hasta lo que ojeé, no es un gran activista como lo es Pamela Anderson, me encanta la idea de que no se alimente de animales. Desde ahora, me agrada más.
Si quieres conocer la lista de los vegetarianos y veganos sexies según Peta, visita aquí. Aunque en esa lista me hace falta Johnny Deep.
¿Cuál es tu vegetariano o vegano más sexy?
 
 
 
 

2 COMENTARIOS

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: